Tres claves para liderar

Si bien El Líder es el arquetipo que cierra El Círculo Virtuoso, eso no implica que el liderzgo sea una característica que recién se va a activar hacia el final de nuestro camino. Todos podemos tomar una posición de liderazgo cuando el momento lo requiera; de hecho, ha habido en la historia ejemplos de líderes circunstanciales que no buscaron ocupar esa posición pero la vida termino colocándolos allí.

Es por eso que se me ocurrió resumir en qué consiste el “trabajo” de un líder. Y aquí va.

En primer lugar, es importante que comprendamos que el líder es un agente de cambio. Con esto quiero decir que el líder se convierte en el cambio que quiere ver en el mundo; no espera pasivamente a que ese cambio ocurra sino que participa activamente para que así sea. Y una vez que pone manos a la obra, el líder opera en dos niveles: cambios en su mundo y cambios en el mundo. Aquí abajo está el cuadro para que entiendan a qué me refiero en relación con tres valores que todos los líderes buscan fomentar: la igualdad, la inclusión y la compasión.

Un líder que busca fomentar la igualdad buscará establecer reglas claras en su universo privado para que todas las personas que forman parte de ese universo entiendan que no existen roles predeterminados. Por ejemplo, con los roles preestablecidos de género. Ni las niñas tienen por qué lavar los platos luego de cada cena ni los varones tienen que asumir la expectativa de que serán los proveedores cuando sean grandes. Evitar los encasillamientos de género es una buena manera de ejercer nuestro liderazgo y fomentar la igualdad. Fuera del ámbito privado, ese mismo líder buscará crear unas condiciones donde la meritocracia sea el único modelo de avance profesional.

De la misma manera, si aplicamos este principio de “mundo privado” y “mundo público”, el líder puede fomentar la inclusión predicando con el ejemplo en su hogar (con las amistades que nosotros y nuestros seres queridos frecuentan) y en su trabajo (celebrando al disenso basado en una crítica constructiva como herramienta para construir un diálogo con pluralidad de voces y perspectivas).

Y lo mismo con el valor de la compasión, que se puede fomentar haciéndo enfasis en la empatía a nivel privado y exigiendo responsabilidad corporativa de las empresas a las que les compramos productos y servicios.

Liderar es predicar con el ejemplo y trabajar activamente para promover valores universales (como la igualdad, la inclusión y la compasión) en cada ámbito donde desempeñamos un rol prominente.

 

 

 

Add A Comment