Encontrando nuestro rango de DSO

Hoy a la mañana estaba organizando mi agenda para el último trimestre del año y me puse a pensar en mi DSO. Para los que aún no han leído mi libro El Círculo Virtuoso, DSO es el acrónimo de “Desempeño Sostenible Óptimo” que describo en el Termómetro de El Hacedor. Encontrar nuestro rango de DSO es muy útil para trabajar de una manera más eficiente hacia la concreción de nuestro sueño. Aquí abajo está mi cuadro de DSO, tal como salió publicado en mi libro.

En las últimas semanas, varios lectores me han preguntado si existe una fórmula para calcular nuestro DSO, lo cual me hizo pensar en una aclaración que tendría que haber agregado al pié de página con respecto a este concepto. Lo más importante del DSO no es que encontremos el punto perfecto de desempeño óptimo. El DSO es simplemente una excusa para que armemos nuestro Termómetro de manera que podamos poner en blanco sobre negro cuáles son los parámetros de referencia entre los que solemos oscilar.

En mi caso, relajación máxima significa olvidarme del reloj y del presupuesto (como pueden ver en el cuadro de arriba). En el otro extremo, enfoque máximo significa largos días de trabajo y nada de vacaciones durante años. Pero debo hacer una salvedad: a medida que he progresado en mi carrera, mi DSO se ha desplazado de este eje vacaciones-trabajo. El plano en que vive mi DSO en este momento tiene más que ver con un eje que va de la intuición pura en un extremo (donde estaba la “relajación”) al planeamiento meticuloso en el otro (donde está el “enfoque”).

Este cambio en el eje de mi DSO tiene que ver con el hecho de que mi trabajo es, al mismo tiempo, mi pasión (mi vocación), lo cual hace difícil que pueda considerar como deseable unas “vacaciones”. Amo tanto mi trabajo que me cuesta “desconectarme”. Y esto me hizo acordar de una respuesta del comediante Chris Rock a un periodista que le preguntó cómo se las arreglaba para ejecutar tantos proyectos al mismo tiempo (televisión, cine, stand-ups, etc.). Chris Rock le dijo: “Mira… cuando tú tienes un trabajo, las horas del día se te hacen largas. Cuando tienes una carrera, las horas del día no te alcanzan”. Esa diferencia entre trabajo (lo que hacemos para vivir) y carrera (lo que vivimos para hacer) nos obliga a replantearnos nuestro DSO. En mi caso, es principalmente una búsqueda del término medio entre planeamiento e improvisación.

Add A Comment